Toro Albalá es una de las 100 bodegas de Oro en España para el siglo XXI. Se ubica en plena campiña cordobesa, en las localidades de Aguilar de la Frontera y Moriles. Sus orígenes se remontan a 1922 cuando D. José María Toro Albalá inicia el proyecto original de la actual empresa.

La producción de Toro Albalá forma parte de los vinos de D.O.P Montilla-Moriles con la variedad de uvas de Pedro Ximénez. D. Antonio Sánchez Romero, el enólogo y propietario de esta marca, tiene presente el legado de sus antepasados para conversar la calidad de siempre.

Elaboración

Su elaboración por ser cuidada en su procedimiento y únicas en sus resultados. Desde 1922 los vinos se elaboran pensando en crear un producto de calidad como única norma.

Los Pedro Ximénez destacan por ser artesanales desde su crianza en barrica hasta el etiquetado. Dando como resultados magníficos vinos que cada día obtienen más reconocimientos en el ámbito nacional e internacional.

La presentación de sus botellas tienen las huellas de la artesanía con la que son realizadas. Un etiquetado de madera a mano en el que el número de serie de la botella y la barrica detallan el esmero con el que todo se trata en esta marca.

 

 

View the embedded image gallery online at:
http://www.toroalbala.com/index.php/es/#sigProGalleria8a4869535b

 

Reconocimiento

Los galardones obtenidos en las bodegas Toro Albalá suponen un reconocimiento a su constancia en el oficio de la viticultura. La paciencia da unos frutos dulces, algo que sabe bien Antonio Sánchez dedicado a este oficio durante toda la vida. Este bodeguero cría los P.X como si de sus descendientes se tratara. Los ha hecho crecer en las mejores condiciones para que tuvieran la personalidad suficiente cuando salieran de las bodegas, y poder estar presente en las mejores mesas. Un trabajo de muchos años y podemos decir generaciones. Entre los años 2011 y 2012 se embotellaron muchos de éstos soleras que habían sido criados desde antaño. Una vez más el resultado fué excelente.

Con Don P.X Convento Selección 1946 así se lo afirmó el gurú del vino "Robert Parker" que no tardó en calificarlo con 100 puntos en su revista Wine Advocate. A partir de aquí podemos decir que hemos tenido un antes y un después en la marca Toro Albalá, al ser la primera vez que un vino dulce entraba en el Olimpo de los vinos. Valor incalculable en los mercados internacionales y nacionales que saben apreciar un vino de valor incalculable. Críado con el mejor de los cuidados desde 1946 y que llega hoy a nuestras mesas con el sabor del tiempo.

Premio de Robert Parker de 100 puntos al PEdro Ximenez Gran Convento selección de 1946

 Logotipos de premios ganados por la bodega Toro Albalá

Gourmet

Tradición e innovación no están reñidas en el mundo del vino. Se mezclan instalaciones y barricas que tienen todo lo tradicional de los vinos de la D.O Montilla-Moriles con las innovaciones en los productos gourmet.

A la vez se innova con nuevos productos que comienzan a salir al mercado mejorando incluso la calidad de siempre. Ahora parece estar de moda todo aquello que sepa a "gourmet". Nada nuevo para la Casa Toro Albalá donde, desde antaño, se ha buscado conseguir sabores que sepan a toda la vida. La calidad ha sido la primera norma en la producción de vinos. Un lema que igualmente impera en la creación de los productos como el vinagre balsámico o el vinagre seco.

Desde los años 80 del siglo XX, el bodeguero Antonio Sánchez, apostó por un vinagre de calidad. Para ello destinó unas instalaciones exclusivas que albergan este producto solera en la zona de Moriles, con más de 1.200 barricas.